La mujer en la danza | Un Homenaje a quienes nos inspiran

Históricamente la mujer ha sido la gran protagonista en la Danza. Desde sus inicios destaca su papel fundamental y pareciera notorio que la danza no escapa de la lucha histórica y mundial que la mujer, en su pleno rol, ha dado y, especialmente, en las batallas ganadas por la igualdad de sus derechos naturales.

Mencionar por ejemplo que, aún existiendo un significativo protagonismo de la mujer en la  danza, aún cuando la Unesco (1982) emite el mensaje anual por el Día Internacional de la Danza (29 de abril) sólo 12 mujeres lo han escrito. En los últimos 10 años sólo 3 y en los últimos 5 años, ninguna.

Visto por encima, podríamos concluir entre tantos otros ejemplos que la Danza no escapa en la lucha de los derechos por la igualdad de género, lucha y protesta que hasta hoy se lleva como bandera.

Si revisamos la historia y su evolución, encontramos mujeres que con sus talentos lograron revolucionar y dejar una huella imborrable que hasta hoy nos acompaña.

Han sido muchas las valientes conocidas y anónimas que por medio de su arte han servido de inspiración para estas nuevas generaciones y valdría la pena mencionarlas y recordarlas.

También te puede interesar: El amor ya no llega en cartas

Isadora Duncan

“Me informé de las leyes matrimoniales y me indignó la condición de esclava que se adjudicaba a la mujer.”

Isadora Duncan. 1877. Bailarina y Coreógrafa americana.

Revolucionó su época negando el Ballet clásico e inspiró un nuevo estilo en el que se permitía a la bailarina, bailar lo que sienta desde su interior y no lo impuesto desde la técnica. Se le conoce como la creadora de la danza moderna. Conocida por sus pensamientos rebeldes y feministas.

Martha Graham

Grandes bailarines no son grandes por su técnica, son geniales por su pasión

Martha Graham. 1894. Bailarina y corógrafa americana. .

Nombrada por la revista Time como “la Bailarina del siglo” Su influencia en la danza se compara con la de Picasso en las artes plásticas o Stravinski en la música.

Su apellido dio nombre al estilo Graham y la Martha Graham Dance school.

Práctica significa llevar a cabo, una y otra vez en la cara de todos los obstáculos, algún acto de la vista, de fe, de deseo. La práctica es una forma de invitar a la perfección deseada

Martha Graham. 1894. Bailarina y corógrafa americana

Si Martha Graham viviera hoy y entendiendo lo adelantada a su época que era, estuviera fascinada (o así imagino) con los adelantos tecnológicos, las redes sociales, como ventana para su trabajo y cómo las fronteras físicas se han roto. Sin embargo, su legado aún inspira y está más viva que nunca.

Alicia Alonso

Con sólo nueve años de edad, Alicia ya sabia lo que quería ser de grande y dio inicio a sus estudios de ballet en la Sociedad Pro-Arte Musical.

A los 15 años se casó con Fernando Alonso, un bailarín, desplazándose a los Estados Unidos. Fue de él quien tomo el apellido que la haría conocida hasta hoy.

Llegó a la ciudad de Nueva York y estudió con Anatole Vilzak y Ludmilla Shollar en la escuela del American Ballet Theater, después lo haría en Londres con Vera Volkova.
Con 19 años, Alicia sufrió de una enfermedad en uno de sus ojos que la dejaría parcialmente ciega. Desde ese momento no podía estar sola y sus compañeros debían estar en el lugar exacto donde ella esperaba y se hacía uso de luces en distintos lugares para que pudiera guiarse.

En 1993 Se crea una Cátedra de Danza que llevaría su nombre en la Universidad Complutense de Madrid. Poco tiempo después creo la Fundación de la Danza que también lleva su nombre. Fue nombrada Miembro de Honor de la Asociación de Directores de Escena en España. En el 2002 fue embajadora de buena voluntad de Unesco por su contribución en el desarrollo, conservación y divulgación de la dan

za clásica. Ella y el Ballet Nacional de Cuba reciben el Premio Honor Cuba disco 2006.

Wikipedia

En sus más de 50 años dentro del mundo del ballet recibió un total de 127 reconocimientos nacionales e internacionales.
Toda una vida dedicada a las artes escénicas y a la danza con sello latino

Maya Mijáilovna Plisétskaya (Unión Soviética, 1925)

Uno de los símbolos indiscutibles de la danza clásica, al igual que otras artistas de su generación como Margot Fonteyn, Alicia Alonso e Yvette Chauviré.

Guillermina Teodosia Martínez Cabrejas (España, 1917)

Conocida como Mariemma, fue la mayor impulsora de la danza española o ballet español en el siglo XX, cuando la danza moderna se consolidaba. Actuó en los escenarios más importantes del mundo interpretando varios estilos, incluido el flamenco.

Katherine Dunham. Bailarina afroamericana.

(Chicago, 1910 – Nueva York, 2006) Bailarina, coreógrafa, profesora y directora afroamericana. Recibió tempranamente la influencia de coreógrafos y teóricos de la danza como Rudolf von Laban y Émile Jaques-Dalcroze, estudió antropología en la Universidad de Chicago, donde fue alumna de Ludmila Speranzeva y Mark Turbyfill, y se doctoró en danzas primitivas del Caribe.

Fundó luego una escuela de danza negra que representó Negro Rhapsody (1931) para el Chicago Beaux Arts Ball. Como bailarina debutó en el Ravinia Park Festival con la coreografía de Ruth Page La Guiablesse (1933), trabajando hasta 1936 para el Ballet de la Ópera de Chicago.

biografiasyvidas.com

También te puede interesar: Maestros de mi vida

Carmen Amaya. “La Bailaora Universal”

Nacida en Barcelona, de etnia gitana y conocida como “La capitana” fue una artista que revolucionó la manera de Bailar y que hasta ahora los más entendidos afirman que no ha nacido, ni nacerá ninguna igual. De carácter rebelde, así como su baile, Carmen Amaya internacionalizó el flamenco, arte que le permitió conocer el mundo y bailarle al mundo también.

De pronto un brinco. Y la gitanilla bailaba. Lo indescriptible. Alma. Alma pura. El sentimiento hecho carne. El «tablao» vibraba con inaudita brutalidad e increíble precisión. La Capitana era un producto bruto de la Naturaleza. Como todos los gitanos, ya debía haber nacido bailando. Era la antiescuela, la antiacademia. Todo cuanto sabía ya debía saberlo al nacer. Prontamente, sentíase subyugado, trastornado, dominado el espectador por la enérgica convicción del rostro de La Capitana, por sus feroces dislocaciones de caderas, por la bravura de sus piruetas y la fiereza de sus vueltas quebradas, cuyo ardor animal corría pareja con la pasmosa exactitud con que las ejecutaba. Todavía están registrados en nuestra memoria cual placas indelebles la rabiosa batería de sus tacones y el juego inconstante de sus brazos, que ora levantábanse, excitados, ora desplomábanse, rendidos, abandonados, muertos, suavemente movidos por los hombros. Lo que más honda impresión nos causaba al verla bailar era su nervio, que la crispaba en dramáticas contorsiones, su sangre, su violencia, su salvaje impetuosidad de bailadora de casta»

Montañés Salvador (2016) Carmen Amaya, La Bailaora Genial

Cristina Hoyos

El movimiento de sus manos, una referencia

(Sevilla, 13 de junio de 1946) es una bailaora flamenca, coreógrafa y actriz española.

En 1988 crea su propia compañía de baile con la que debutó en junio de 1989 en el Teatro Rex, de París.

Cristina Hoyos, una mujer frente al cáncer de mama

«Me ha tocado, pensé, pero no tuve miedo. Pensé en mis hermanas, en la mayor, Dolores, que murió, pero enseguida me dije: ha habido suerte de que me haya tocado a mí, que soy la más fuerte de todas ellas. Así que al momento, dejé a un lado todas las lamentaciones y dije: vamos p’alante, a solucionarlo«

Cristina Hoyos

Pareja artística del gran Bailaor y coreógrafo Antonio Gades, Cristina participó en innumerables películas en la época de oro del cine español.

Sus manos, un sello, de feminidad, elegancia y compás. Mujer cabal que ha llevado sus años y su arte con la mayor elegancia conocida.

Yolanda Moreno. Venezuela 1936

Conocida como la “Bailarina del pueblo venezolano” nacida en Caracas, en el barrio el guarataro. Es considerada como una de las bailarinas más influyentes de Venezuela.

Yolanda Moreno ha llevado sus puestas de escenas a muchos países de América, Europa, Asia, y a la otrora Unión Soviética acompañada de sus hermanos Patricia Moreno como bailarina y Carlos Reyes tocando el cuatro, el charango, los tambores y cantando.

Yolanda Moreno ha formado a cientos de bailarines siempre llevando el arte de la danza y música folclórica venezolana. Talento de Venezuela para el mundo.

Siudy Quintero

Bailaora flamenca, coreógrafa y docente

Con el mayor orgullo escribo estas líneas no para hablar de alguien que no conozco, sino de alguien que conozco muy bien. A siudy “Mamá” la conocí con 8 años de edad, me facilitó herramientas no sólo desde la danza sino para la vida, sin saberlo inculcó en mí disciplina, trabajo, constancia, compromiso, mística. Una mujer especial que ha moldeado la vida de muchas, incluyéndome. Recibir y estar en una de sus clases fue un paseo a la dicha de Bailar. Estricta, detallista, amable cuando lo merecías, fuerte cuando también.

De siudy aún sigo aprendiendo, mujer valiente y trabajadora, inculcó en mí que nada viene regalado y que es el trabajo y el respeto por él, lo que te hace llegar lejos.

Su legado, su Academia, y ella siempre atenta a cada detalle, innumerables espectáculos producidos, centenares de alumnas, y una sola pasión, bailar con un sello de elegancia y feminidad.

¿Quieres ser como ellas?

Aquí en Siempre Baile tenemos todas las herramientas para que puedas conseguirlo

Las mujeres en la danza somos muchas

Sé que son muchas más.

De muchas conocemos sus nombres y trayectoria, de la mayoría, nada. Mujeres valientes que se han hecho un camino en la vida, en su profesión y en su pasión.

Mujeres siempre adelantadas a su época, con la visión de un mañana mejor para las nuevas generaciones. No es sólo destacarlas dentro del medio artístico, es también darse un paseo por su vida y obra para admirar sus resultados.

La lucha por la igualdad es una lucha antigua que pareciera que aún no ve su capítulo final, es el compromiso que pasa de generación en generación por el derecho genuino de vivir, de vivir bien, de ser respetadas mucho más que por lo que hemos hecho, por lo que somos.

Es garantizarle a mi hija un mañana mejor, enseñándole que ningún extremo es bueno, y que en el equilibrio de la vida están las respuestas, cada quién en su rol. No pretendo enseñarle ni a ella, ni a mis alumnas que podemos ocupar un rol masculino, y no es que no podamos, es que no queremos porque no tiene sentido.

En la danza, cuando se baila en pareja ambos intérpretes cumplen una tarea, llevar y dejarse llevar, no siempre es el hombre, a veces es la mujer, dando y dando, entendiendo que nuestras diferencias no nos minimizan, por el contrario, nos engrandecen. Respetando los roles, cumpliendo con nuestro papel designado por el universo o por dios, como quieran llamarlo, de cumplir una misión sin querer derrocar al otro o desplazarlo.

El 8 de Marzo para mí es un Día/Recordatorio para rendirle tributo a todas esas mujeres que nos anteceden en la lucha legítima por nuestros derechos universales y hacer entender que no somos más, pero tampoco menos.

Aplausos de pie para estas grandes mujeres que nos han dejado un legado de fuerza, coraje, valentía, trabajo, feminidad y talento, sobre todo mucho talento.

Que vivan las mujeres y que Viva la danza por siempre

María Graciela «Lela» González

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This