fbpx
Homosexualidad y Danza | Mitos y mentiras dentro de verdades.

La homosexualidad en la danza es un común denominador que arropa la mentalidad de la mayoría de las personas. Pensar en danza es pensar en la conducta y preferencia sexual de la persona dedicada a la danza.

Resulta interesante que la apreciación general de la homosexualidad se piensa, no hacia las mujeres, sino hacia los hombres, es decir, todo aquel hombre que se dedique a la danza es homosexual. 

Realmente quiero detenerme aquí, no soy una experta, pero tengo mi perspectiva como bailarina, como amiga de bailarines y como familia de un bailarín

Imagen de un hombre bailando con camisa blanca.

A mí, Rosa, me parece que esta creencia generalizada de homosexualidad hacia los bailarines va, específicamente, dirigida a los bailarines de ballet clásico; ya que esta rama de la danza, madre de todas, tiene su verdadero centro en la sutileza y delicadeza que implican sus movimientos, así como la tipología y estilo de vestuario que, al verlo, evoca en tu mente la femineidad y lo sutil.

Diferente el caso para la mujer, sin esa generalidad de homosexualidad mal estipulada, ya que en la mujer es inherente su condición de femineidad y sutiliza, por ende, se cree erradamente que no tiene por qué ser homosexual.

Imagen de un hombre bailando mientras levanta el brazo.

    Ahí también la diferencia respecto a otros géneros de la danza como flamenco, jazz, urbano, entre otros; con cuya práctica no se asocia, generalmente, la homosexualidad. Es aquí donde viene el «stop» a pensar; ¿Por qué unos si son homosexuales y otros no? Es interesante. Asumo que, será por cuestiones de vestuario e incluso los estilos musicales son diferentes, más fuertes o modernos.

Sin embargo, tengo amigos bailarines e incluso un primo bailarín y no es una norma ser homosexual. Habrá quienes si lo sean y los que no. Por eso hago hincapié en que no es una norma, el mundo es diverso.

Imagen de un hombre bailando de espalda mientras levanta el brazo.

Aquí debemos detenernos, ya que incluso sucede en el seno del hogar, que padres bastante extremos y radicales reprimirán a su hijo si manifiesta un interés en ser bailarín, por querer evitar que en el futuro sea homosexual, considero esto un gran error, porque estaríamos educando a un ser que podría llenarse de frustración en su vida. Ni evitar que baile, ni bailar, están relacionados con las preferencias de cada persona.

También te puede interesar: Empatía para el que vive contigo

Así que, dejemos vivir y bailar con libertad; la homosexualidad es otro cuento.

Rosa De Matos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Publicaciones recientes

Las Mejores canciones de Flamenco para quienes se inicien en este Arte.

Qué enorme placer escribir este Post porque me hizo recordar mis propios inicios y aquella música que hizo que me inspirara y me emocionara a seguir aprendiendoComo Maestra de Baile y de flamenco...

Llegó diciembre con alegría | Una FLAMENCA NAVIDAD.

¡Llegó diciembre, el último mes del año y Vaya año!El 2020 termina de una manera inesperada a cómo pensamos en el mundo entero, que empezaría.Nos tocó quedarnos en nuestras casas para estar salvo,...

Del flamenco a la Terapia. | Un arte que sana. By Lela.

Dicen los sabios: “Busca un refugio, búscalo con terquedad, sin excusas”.Lo que poco dicen, es que el mejor refugio, es el que está dentro de ti, pero es ese, justo ese, el que más nos cuesta...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This